Bisso-Bio.

Usualmente me pregunto: ¿De donde viene mi amor por la fotografía? ¿Qué ansias me impulsan a buscar capturar una imagen? Pienso que podría ser el deseo de perpetuar ese instante que esta frente a mis ojos, o quizá la pasión del proceso, o a lo mejor el éxtasis de contemplar el mundo a través de mis lentes.

Cuando tomo una foto, mi objetivo no es crear una obra técnicamente perfecta. Por lo contrario, mi meta es capturar un momento particular, con sentimiento de libertad y honestidad que le otorgue identidad propia a la imagen; identidad que rápidamente evoluciona y se transforma en el alma de esa fotografía.

Mi trabajo refleja lo que es mi visión en sí; situaciones, fantasías y pasajes que pasan por mi mente en un momento dado.

Me gusta pensar que le entrego al espectador pistas sutiles de un viaje congelado en el tiempo que está a punto de empezar; depende de ellos crear, imaginar y encontrarle una dirección, o quién sabe, un final .

Esta narración de historias es lo que más disfruto, porque cada imagen cobra vida a través de la complicidad entre sujeto y luz.

La luz es mi mayor motivación, siempre cambiante, pero al mismo tiempo consistente, regalándome momentos de suprema perfección. En mi vida diaria, siempre estoy al tanto de ella; porque veo a mis días iluminados por extraños patrones de sensualidad que me retan a capturar y grabar la expresión de belleza frente a mi lente.

Crecí rodeado de personajes complejos e interesantes, algunos de los cuales me enseñaron a leer el alma de las personas a través de los ojos, debido a esto, la fotografía de retratos es mi obsesión. Junto al mar, la naturaleza, la fuerza de un hombre y la elegancia de una mujer, seguirán siendo fuente constante de mi inspiración.

A través de la combinación de estos elementos, capturo el mundo que me rodea y lo transformo en arte para el deleite de los demás y mi propio gozo.

Mi fotografía es una ventana abierta hacia mi mundo; dedicada a todo aquel que desea emprender un viaje a través de mis ojos. Es el compartir mi caminar experimental en donde, espero, que a través de la contemplación de lo sensual, la naturaleza y aquello que instiga paz, los observadores se inspiren a admirar y abrazar la vida de la misma manera como lo hago yo.